Y TÚ, ¿ESTÁS LOCO?

SER PREMIUM CUESTA, PERO NO TANTO